» Señalaciones ¡Hola, estamos contratando! Si eres un redactor, desarrollador o diseñador web únete a nosotros!

Cómo controlar y reducir el consumo de datos de nuestro Android

-1Comentarios


Su miramos los estudios que, periódicamente, se hacen sobre el uso de datos a través de los smartphones de la plataforma Android, comprobaremos que cada vez existe un mayor flujo de información por esta vía. Esto, que en principio es una buena noticia para la red, no lo es tanto si, particularmente, nosotros consumimos cada vez más datos, pero no precisamente datos necesarios ni, en muchas ocasiones, de forma voluntaria.


El consumo de datos puede convertirse en una pesadilla si no somos conscientes de cómo lo hacemos, y más si sobrepasa los megas que tengamos contratados con nuestro operador móvil, ya que eso puede hacer que nos lleguen cargos no previstos o que la velocidad de carga o descarga se vuelva desesperadamente lenta.


Hemos analizado los principales puntos que influyen en un consumo excesivo de datos, y vamos a ofrecer aquí unos consejos y trucos para reducir el riesgo de pasarnos de nuestro límite de megas con nuestro teléfono.


Mientras la cobertura 4G llega a nuestra zona o amplia ya decididamente la cobertura, tendremos que conformarnos con la que tenemos. Eso influye directamente en la cantidad de datos y sobre todo en la velocidad de flujo de los mismos.
Veamos cómo saber los datos que llevamos consumidos y cómo reducir el consumo que hacemos de ellos.


Controla el uso de los datos

El primer paso, y el más importante, para poder dominar los datos que gastamos con nuestro dispositivo Android y reducir ese consumo es conocer cuántos estamos consumiendo habitualmente.


Para ello, en los equipos Android solemos disponer de un apartado en el que se nos ofrece esa valiosa información. Esto variará posiblemente de un equipo a otro, tanto por el modelo como por la versión del sistema operativo que tenga.



En nuestro Galaxy S3 Mini con Android 4.1.2 encontramos esta información nada más entrar en la zona de Ajustes. Vemos, junto a un icono naranja, con el epígrafe “Uso de datos” el lugar donde hacerlo. Entrando ahí vamos a disponer de toda la información que necesitamos.


Aquí podemos ver los datos que llevamos consumidos en el último periodo de facturación. Nosotros mismos le debemos indicar al sistema de qué día a qué día del mes queremos que vaya midiendo el consumo de datos. Ni que decir tiene que estamos ante una herramienta de lo más útil, ya que fijamos las fechas entre las que nuestro operador va a medir el consumo (también esto varía entre operadores, y no necesariamente es siempre entre el primer día y el último de cada mes).

¿Cómo sabemos de qué día a qué día mide la operadora móvil los consumos? Normalmente, es algo que lo indican en la propia factura de nuestra línea móvil. Si no lo localizamos en ella, podemos hacer una consulta al propio operador a través de cualquiera de sus teléfonos gratuitos de atención al cliente. Es un dato imprescindible para poder utilizar este controlador del uso de datos móviles.


Establecemos el periodo de consumo de datos que queremos controlar y la cantidad de datos, de megas, que tengamos contratada con nuestra tarifa plana o que queramos establecer como límite.


A partir de ahí, nuestro equipo va a llevar un recuento exhaustivo de lo que vayamos consumiendo, alertándonos del momento en el que estemos cerca de llegar al tope de megas de datos que le hayamos indicado nosotros mismos.


Dentro de “Uso de Datos” disponemos de una información de gran utilidad que nos va a ayudar a racionalizar el uso que hagamos, ya que nos detalla de una forma muy gráfica no sólo el consumo total de datos que llevamos hasta el momento, sino su distribución por las aplicaciones que utilicemos o por funciones del propio teléfono. Muchas veces nos sorprenderá comprobar que algunas funcionalidades que creíamos que apenas consumían datos, en realidad gastan mucho, y otras que evitamos utilizar por no gastar tantos datos no consumen tanto como presumíamos.


Si no encuentras en tu teléfono esta herramienta de seguimiento del consumo de datos, como lo hemos hecho nosotros en el S3 Mini, puedes utilizar alguna aplicación gratuita que también lo hace. Es el caso, por ejemplo, de Onavo, una app muy eficaz que dispone de todas esas herramientas que hemos comentado a la hora de controlar los datos que consumimos.

Además, Onavo ofrece algún valor añadido interesante, como el análisis del tipo de uso que hacemos y la conveniencia del plan que tenemos contratado, función que no tenemos en el control de datos móviles que nos viene ya integrado en nuestro teléfono Samsung.

Una ventaja más de Onavo es que nos va mostrando en el área de Notificaciones de nuestro teléfono los megas que llevamos consumidos, ahorrándonos el tener que entrar en la app para consultarlo cada vez que queramos saberlo.


Con Onavo podemos colocar también un widget en la pantalla principal, en el que nos va a ir indicando, sin tener que entrar dentro de la aplicación, los datos que queremos conocer.



¿Cuántos megas de datos necesitamos?


Aquí tenemos una forma muy rápida y sencilla de reducir el coste de los datos. ¿Consumimos cada mes el pack de megas de datos que tenemos contratado y por el que pagamos una cuota? Si vemos que no es así, lo primero que deberemos hacer es ver si hay una tarifa que incluya los datos que realmente consumimos, y que cueste menos de la que actualmente tenemos contratatada.

Es posible que, por ejemplo, tengamos contratado un plan de 1.000 minutos de llamadas gratis y 1 GB de datos y que no consumamos más de 300 ó 500 minutos cada mes y tampoco pasemos de los 500 MB. Entonces, debemos plantearnos el elegir esa otra tarifa que nos ofrece 500 MB y 500 minutos en llamadas, que posiblemente cueste 12 euros menos mensualmente. Cualquier ahorro vale la pena.

El propio teléfono (o, en su defecto, la aplicación de control de consumo de datos que descarguemos) nos va a dar la cantidad exacta que gastamos.
Onavo es una aplicación muy eficiente para controlar el consumo de datos de manera permanente


Utiliza wifi gratis

Muchas veces, por descuido o costumbre, estamos consumiendo datos móviles de nuestra tarifa cuando nos encontramos en un lugar en el que nos podemos conectar a wifi. Lo de poder utilizar una red wifi para navegar, descargar, chatear… es una norma que debemos tener siempre presente. Es la primera fuente seria de ahorro de consumo.


Aquí llegamos a un tema de debate: ¿nos conectaríamos a cualquier red gratuita? La mayoría de los usuarios no tienen problema alguno en hacerlo y, de hecho, lo habitual en no encontrar problemas al utilizar el teléfono con ellas. Cada vez disponemos de un mayor número de wifis gratis y ya no es una aventura encontrar una, como ocurría hace unos años.


Para localizar redes gratuitas tenemos un montón de aplicaciones que podemos utilizar, como Wifi Finder, Wifi manager,…
Una de las mejores apps para esto es WeFi Pro, una herramienta que trabaja en la “trastienda” de nuestro Smartphone y que nos va a conectar a la red con mejor señal de las que encuentre disponibles.

Es un localizador “social” de redes wifi que irá reportando desde cada móvil en el que trabaje las redes de buena señal y gratuitas que localice, con lo que la base de datos de que dispone es amplia y absolutamente fiable.


Por otro lado, WeFi Pro tiene la habilidad de conectarse a una red wifi cuando la localiza, aunque el wifi de nuestro teléfono esté apagado en ese momento.

Aplicaciones como WiFi Manager son las típicas que conocemos y utilizamos para encontrar redes, y además nos muestran algunos datos más, como el canal en el que opera cada wifi y si, por ejemplo, el nuestro, está en una zona congestionada que le afecta en su rendimiento.

Wifi Finder es una de las mejores aplicacioens para localizar redes wifi gratuitas y con suficiente intensidad de señal

Evitar anuncios

Muchas aplicaciones del sistema Android se financian con la inclusión de anuncios. Pero lo peor de ello no es que resulten tan molestos, sino que sin que nosotros seamos conscientes de que están gastando datos de nuestra conexión móvil. ¿Podemos hacer algo para evitar esto? Posiblemente, lo único que podemos hacer es evitar que esos anuncios nos lleguen, y para eso disponemos de apps que se dedican a bloquearlos.


Las aplicaciones que incluyen anuncios pueden no consumir en sí muchos datos, pero lo que sí hacen es actualizar constantemente esa publicidad que nos muestran, con lo que al final los datos que necesitan para funcionar son muchos.
Lo primero que podemos hacer para evitar esto es comprar la versión Pro o Premium de la aplicación que incluye esos anuncios. Las versiones de pago no los tienen y eso hace que limiten el uso de datos a ellas mismas.


Si no queremos gastar en esa versión de pago de la aplicación, vamos a descargar una app que bloquee los anuncios. Como, precisamente, la publicidad es el ingreso único que tienen las aplicaciones gratuitas, este tipo de aplicaciones que bloquean cierto tipo de anuncios son toda una amenaza para la rentabilidad de apps que se colocan de manera gratuita en la Play Store.

Por ello, Google está ya poniendo cartas en el asunto, ya que algunas de estas aplicaciones se dan de frente con esos intereses tanto de los desarrolladores como de la compañía de Mountain View.

Google ya ha anunciado que no permitirá el acceso de programas que bloquean o eliminan publicidad, con lo que es posible que alguna de estas apps que analizamos en este repaso puedan ser, en algún momento, apartadas de la tienda de aplicaciones de la plataforma móvil de Google.

Los peligros que se introducen en nuestro móvil llegan muchas veces dentro de aplicaciones que creemos de confianza. No hablamos sólo de malware, sino también de esa publicidad tan molesta que no hace más que entorpecer el manejo de algunas aplicaciones.

Hemos repasado las herramientas que podemos utilizar para luchar contra esta circunstancia tan molesta y hemos seleccionado dos aplicaciones que, específicamente, se dedican a ello. De las dos, AppBrain Add Detector y Addons Detector, nos inclinamos por la primera, ya que la gestión que realiza contra esa publicidad no deseada y tan engorrosa es muy efcicaz.

AppBrain Add Detector nos elimina la molestia y el riesgo antes de que nos afecte, y nos avisa también de los permisos que hemos adjudicado a cualquier aplicación que hayamos instalado. Precisamente en esta situación, instalando apps con excesivos o sospechosos permisos, esta uno de los principales riesgos a los que nos sometemos.

Hay algunas aplicaciones que nos ayudan a evitar ese derroche de datos que a veces traen las aplicaciones consigo, principalmente en los anuncios que incluyen

Utiliza un navegador ligero

Cuando utilizamos un browser, un navegador, nuestro dispositivo consume datos. Y no todos los navegadores gastan lo mismo, ya que esto depende de diversos factores. Además, no so datos que tengamos que consumir precisamente.

Vamos a intentar no utilizar el navegador que nos viene por defecto en nuestro teléfono Android y lo que debemos hacer es descargar otro que consuma menos y sea mucho más eficiente que ése. Podemos recomendar navegar con Opera Mini para reducir ese consumo mientras paseamos por la red.

Opera Mini es un sencillo navegador móvil que comprime las páginas web antes de enviarlas a la pantalla de tu teléfono móvil, con el mero objetivo de reducir el uso de datos. Opera mini también lo encontramos en otras plataformas, como en iOS.

Si lo que buscas es la eficiencia y no necesitas realmente ver imágenes mientras vas navegando desde tu Smartphone puedes utilizar un browser llamado TextOnly, que es lo que anuncia: un navegador que sólo te muestra texto. Se puede descargar gratis desde la Google Play, y tiene la ventaja de que si quieres ver un artículo del que necesitas ver las imágenes o el vídeo que incluye, puedes acceder también a ellos.

Utiliza mapas offline


El acceso a mapas online o el manejar apps que lo hacen, como es el caso de Google Maps, engulle muchísimos datos. Si viajas a menudo, sólo con descargar en tu dispositivo los mapas que vayas a usar en tu destino y no conectarte allí online a ellos va a significar un abismo en el consumo de datos.

Es más, esto significa también que si cuentas con los mapas ya almacenados en tu equipo, podrás salir de situaciones embarazosas si te pierdes y no cuentas con ninguna conexión a internet ni cobertura móvil.

No hay duda alguna de que los mapas de Google son los de mayor calidad que podemos encontrar. Por ello, y teniendo en cuenta de que en los teléfonos Android la aplicación ya viene descargada por defecto, es interesante ver cómo descargar esos mapas en el equipo.

Tomando la precaución, siempre que sea posible, de descargar los mapas estando conectados a una red wifi, para evitar el consumo de datos. En primer lugar, y estando conectados a la red, vamos a buscar el lugar y la zona para la que queremos disponer de mapa. Una vez que la aplicación nos muestre el mapa del área en el display, lo que vamos a hacer es escribir “ok maps” en el recuadro de búsqueda y veremos al instante que Google Maps nos indica que ha comenzado a descargar el mapa de la zona que tenemos en la pantalla.

En unos segundos tendremos todo el mapa (calle por calle) de esa zona que hemos seleccionado descargado en nuestro teléfono.

1) y 2) Opera Mini es un navegador ligero que n0 consume tantos datos como otros más utilizados 3) Dscargar mapas y consultarlos online es una manera realmente eficaz de ahorrar datos

Nada de streaming

La música en streaming, o los vídeos, televisión… son un modo perfecto de consumir datos. Servicios como Netflix, Pandora o el propio Stpotify consumirán sin piedad los megas de tu tarifa. Si eres de los que les gusta ver vídeo en YouTube, aquí tienes un dato que te sorprenderá y, psoiblemente, hará que lo pienses dos veces antes de ver vídeos en el popular portal: diez minutos al día en YouTube significan más de 1 GB al mes de consumo de datos, mientras que escuchar una hora de un servicio como Spotify o Pandora consumirá, al final del mes, un total de 1,76 GB.

Es obvio que la solución es dejar de conectarnos a estos servicios de contenidos en streaming, al menos desde nuestra conexión móvil.

A muchos de vosotros os resultará muy difícil prescindir de YouTube si estáis acostumbrados a ver vídeos en esta plataforma. Pero esto consume muchísimos datos. Para evitarlo, sin tener que dejar de ver vídeos en YouTube, existe una fórmula perfecta, que es descargar en el teléfono una aplicación que permite bajar vídeos de esta plataforma y guardarlos en el móvil. Con ello, ya no necesitaremos conectarnos a internet para verlos. Pero es muy importante recordar que a la hora de descargar los vídeos estemos conectados a una red wifi, para no gastar datos.


La aplicación se llama TubeMate, pero no la vamos a encontrar en la tienda de apps de Google (es lógico, porque precisamente no ayuda mucho al negocio de YouTube). Tiene su propia web y es de descarga gratuita.


TubeMate es una aplicación genial con la que podremos descargar los vídeos que queramos desde YouTube y guardarlos en nuestro smartphone. Aunque al principio resulta un poco extraño el proceso, sobre todo para los que estamos acostumbrados a las descargas oficiales de la Google Play Store, finalmente resulta muy sencillo y cómodo.

Al no ser una aplicación oficial, lo primero que deberemos hacer es habilitar el permiso de nuestro teléfono para la descarga de apps de "fuentes desconocidas" (es decir, fuera de la Google Play Store). Esta función la encontraremos yendo a Ajustes - Seguridad y Fuentes Desconocidas, opción que marcaremos, para que nuestro móvil permita la descarga.

Es conveniente hacer deshabilitar esta función una vez que hayamos descargado la aplicación, para así evitar que alguna aplicación no deseada entre en nuestro terminal.

Para los que, además del smartphone Android, dispongáis de un iPad, os vamos a contar una función de lo más interesante que hemos encontrado al descargar esta app.

Si instalamos EasyTube en nuestro iPad
y vamos a una página web de vídeos, películas o series de televisión en streaming, veremos que esta aplicación va a funcionar de la misma forma que gestiona la descarga de vídeos de YouTube en nuestro teléfono. Vemos que, tocando sobre la flecha de descargar (estamos detallando cómo descargar en el iPad), la película o serie de tv comenzará a descargarse en ese mismo momento de manera automática en nuestro iPad.

A partir de ese momento, para ver esos contenidos ya no necesitaremos conexión a la red. Una solución genial para almacenar películas en nuestro iPad antes de salir de vacaciones o de viaje y tenerlas a nuestra disposición en cualquier momento, sin tener que conectarnos a ninguna red wifi ni gastar datos de nuestra línea móvil.

EasyTube es una muy buena aplicación con la que hacernos con los vídeos de YouTube que más nos interesen. Podemos crear ya nuestra propia biblioteca de vídeos o bajarlos para verlos tranquilamente o cuando no tengamos conexión. Además, podemos enviarlos a nuestro ordenador o pasarlos a nuestro reproductor multimedia.

TubeMate (1 y 2) y EasyTube (3) son dos aplicaciones fantásticas para poder descargar vídeos, preferentemente de Youtube, en nuestro smartphone, y así poder verlos sin tener que utilizar megas de nuestra tarifa de datos.

También las aplicaciones de música en streaming son devoradoras de datos móviles. En algunas de las más conocidas, como es el caso de la misma Spotify, encontramos la opción de poder descargas canciones y escucharlas posteriormente en modo ogffline, aunque para ello debemos suscribirnos a su programa de pago, con una cuota mensual fija.


No hay que limpiar a todas horas la caché

Llegamos a otro de los pequeños turcos que nos ayudarán a no gastar tantos datos móviles. Si no limpias a menudo la caché del dispositivo, vas a notar que éste va a consumir menos datos. Esto se debe a que, al dejar ahí imágenes y otros elementos de las webs que visitas, el sistema no tiene que volver a cargarlos, con el consiguiente derroche de datos.

Si sueles visitar una web determinada, lo peor que puedes hacer es borrar la caché, ya que obligas de esta forma al equipo a volver a hacerse con el “esqueleto” de la misma, que traducido quiere decir que vuelve a cargar una y otra vez lo mismo, en lugar de aprovechar lo almacenado en la caché.

Lo mismo ocurre si utilizas lo que se conoce como “task killers”, las aplicaciones que cierran apps que están activas en la trastienda, ya que también borras ese tipo de información. Y es que la inmensa mayoría de las task-killers borran la caché del móvil.

Está claro que algunas, como puede ser el caso de la popular Advanced Task Killer Free, te pueden ayudar bastante a aquello de ahorrar batería, de frenar el consumo de energía de tu smartphone, pero ves que mientras por un lado ahorras, por otro estarás desperdiciando datos, tan valiosos o más que la batería que, además, podría ver acortado su tiempo de vida con este tipo de apps.

Evita que las apps funcionen en la “trastienda”


Muchas aplicaciones de Android están diseñadas para funcionar –e incluso ejecutarse- en la “trastienda”, detrás de lo que nosotros vemos en el display de nuestro teléfono. Esta es, en parte, la razón por la que muchos usuarios de la plataforma se ven obligados a utilizar task-killers: evitar que ese tipo de aplicaciones estén funcionando de incógnito por ahí dentro y consumiendo datos y batería de nuestro móvil.

El hecho de tener múltiples aplicaciones en funcionamiento ahí detrás conlleva las dos cosas. Lo más sencillo para evitar esto es asegurarnos de que nuestro teléfono no se sincroniza innecesariamente con servidores. Esto podemos conseguirlo yendo a Ajustes – Personal- Cuentas y Sincronización y desactivar la función de sincronización automática que vemos ahí.

Este cambio nos va a dar la seguridad de que aplicaciones como Gmail o Twitter no estarán constantemente conectándose a internet y descargando los últimos correos o tuits que recibamos. Si mantenemos esta función deshabilitada, la sincronización la deberemos realizar de manera manual.

Podemos ir todavía más allá: podemos bloquear el acceso a datos móviles a las apps que estén trabajando ahí detrás. Con ello evitaremos sorpresas. Para conseguir hacer ese bloqueo, disponemos de alguna herramienta, como DroidWall, pero requiere que la utilicemos en un teléfono previamente rooteado.


Utiliza planes compartidos de datos

Es ya habitual encontrar en cualquier operador móvil la posibilidad de disponer de una tarjeta adicional que utilice los datos que tenemos incluidos en nuestra tarifa principal del teléfono. Esto es perfecto si tenemos una tableta con posibilidad de tarjeta sim. Lo más conveniente será solicitar una sim secundaria de la principal. El ahorro, además de la conveniencia, puede ser enorme. Actualmente podemos encontrar este tipo de tarjetas sim por una cuota simbólica al mes (unos 3 euros), y con ello, sobre todo para las tabletas, nos vamos a ahorrar muchos megas, ya que no tendremos que contratar otra tarifa nueva.

Hemos visto cómo siempre hay caminos para ahorrar, en este caso en el consumo de datos que hagamos desde nuestros dispositivos móviles. Y, como suele ocurrir, la respuesta está en el propio terminal, en el que Google ya ha colocado herramientas para ayudarnos a controlar ese gasto y evitar un consumo mayor del que deseemos.

Share!

Telegram añade interesantes novedades en nueva actualización

Android fue el sistema operativo más vulnerable del 2016

Telegram también deja de dar soporte a versiones antiguas de Android

Los Galaxy S7 y S7 Edge recibirán Nougat 7.1.1 en enero