» Señalaciones ¡Hola, estamos contratando! Si eres un redactor, desarrollador o diseñador web únete a nosotros!

Cómo limitar el consumo de datos al usar Google Play Music

-1Comentarios

Los usuarios de smartphones tenemos, habitualmente, dos preocupaciones principales con nuestro disposirtivo. En primer lugar, el consumo de batería, algo que llega a ponernos de los nervios más de un día a la semana, cuando a media tarde aquello ya comienza a avisar de que le queda poca energía, y amenaza entonces con dejarnos incomunicados.

Para la mayoría, la segunda preocupación es el consumo de datos. Y puede preocuparnos por dos razones bien distintas: bien porque a partir de x megas nos van a empezar a cobrar a precio de oro los datos que consumamos o bien porque nuestra tarifa de datos incluye un determinado paquete y, cuando lo consumimos, la velocidad de la conexión pasa a tener una lentitud que desespera. En los dos casos, ese límite de megas son como una amenaza que está siempre ahí presente cuando nos conectamos.

Por eso, en nuestros informes de aplicaciones o consejos siempre recordamos lo importante que es utilizar una conexión wifi siempre que nos sea posible. Ahorraremos megas sin darnos cuenta, y tomaremos ese hábito que mantendrá libre de cualquier riesgo la cantidad de datos que tengamos contratada.

Para acostumbrarte a utilizar estos sencillos pasos que te vamos a detallar, recuerda que posiblemente tengas una tarifa en la que el consumo sobrepasado de megas a la hora de navegar te lo van a cobrar a precio de oro... O que va a bajar tanto la velocidad de carga y descargar que va a ser como si no tuvieras conexión de datos...

Google Play Music es una aplicación que nos ofrece música en streaming, por lo que vamos a tener que tener mucho cuidado en no consumir demasiados datos de nuestra tarifa. La primera regla será utilizarla conectados a wifi siempre que podamos.

Los que se hayan percatado, sabrán que hace poco Google ha actualizado su aplicación de música para Android, que ahora te permite seleccionar la calidad del audio que fluye por ella, con lo que podemos elegir un nivel de calidad que no consuma muchos datos. Y esto es muy importante cuando andamos preocupados por ese consumo, ya sea porque nos van a pasar a cobrar el exceso de megas o porque la velocidad va a caer en picado en cuanto superemos el límite.

Para poder cambiar la calidad del audio que recibimos y, consecuentemente, la cantidad de datos que consumimos con la música de Google, lo primero que deberemos hacer es descargar la última versión de Google Music.

Una vez que la instalemos y la abramos, vamos a ir a los Ajustes. Su ubicación dependerá del dispositivo. Podemos hacerlo abriendo el meníu en la parte superior derecha (en algunos equipos) o abriendo el menú general del teléfono desde el botón izquierdo inferior. Ahí vamos a buscar la sección de streaming, y entraremos en Calidad del streaming en redes.

Dentro de los Ajustes de la aplicación, una vez dentro de ella, vamos a encontrar las opciones que nos permitirán configurarla para ahorrar en el consumo de datos.

En el caso de que tengamos seleccionada la opción de Sólo reproducir en Wifi, veremos que lo de elegir la calidad de reproducción no vamos a poder abrirlo. Por ello, deshabilitamos esa opción del wifi y accedemos a la función que veníamos buscando.

Disponemos ahí dentro de tres opciones sobre la calidad del streaming: Baja, Media y Alta. Con la primera vamos a utilizar la mínima calidad posible y con la alta, disfrutaremos de la mayor calidad de audio, pero devorará nuestros datos móviles.

Pero lo cierto es que, aunque la diferencia de calidad sea grande, nosotros no vamos a notar ninguna diferencia. Eso sí, menos en el consumo de los datos.

Pero, aunque seamos disciplinados, no siempre nos acordamos de ello o, simplemente, no siempre tenemos una red wifi a la que conectarnos. Sobre todo, cuando queremos escuchar música de nuestra biblioteca de la Google Play Music, porque normalmente nos apatece cuando estamos yendo de un lugar a otro y las redes wifi brillan por su ausencia.

En esos momentos no pensamos que el streaming de Google Music va minando poco a poco nuestro almacén de datos. Y, sobre todo, si estamos utilizando el nuevo servicio musical de Google Play Music, All Access, con el que podemos crear una estación de radio a nuestro gusto, los datos móviles se van a resentir de verdad. Es un servicio muy similar al que podemos encontrar en Spotify, y de la misma forma que nos va a hacer disfrutar, vamos a correr el riesgo de quedarnos cortos de datos.

No es que el servicio de música en streaming sea algo nuevo en Google Music, y de hecho es el sistema con el que venimos escuchando música con esta aplicación. Pero es que All Access aumenta el flujo de datos, y ése es el problema.

1) Estar conectados a wifi tanto cuando descarguemos música como cuando la reproduzcamos es la primera norma del ahorro de datos 2) y 3) La calidad de la reproducción influirá también en gran medida en el consumo
Disponemos ahí dentro de tres opciones sobre la calidad del streaming: Baja, Media y Alta. Con la primera vamos a utilizar la mínima calidad posible y con la alta, disfrutaremos de la mayor calidad de audio, pero devorará nuestros datos móviles.

Pero lo cierto es que, aunque la diferencia de calidad sea grande, nosotros no vamos a notar ninguna diferencia. Eso sí, menos en el consumo de los datos.

Hemos repasado cómo evitar consumir datos de nuestra propia conexión de móvil. Aunque dispongamos de una tarifa plana ilimitada, siempre tendremos un límite de MB para consumir a máxima velocidad.

Esto lo tenemos que considerar, ya que no será lo mismo navegar a máxima velocidad que hacerlo cuando hayamos consumido el cupo: para algunas funciones no notaremos nada, pero sí lo sufriremos a la hora de navegar o, mucho más, si utilizamos el teléfono como hotspot wifi, ya que en ese caso apenas nos cumplirá la función.

Y si tenéis un cupo limitado de consumo, en el que os vayan a cobrar por el exceso de megas que utilicéis, ya podéis estar bien atentos a la hora de utilizar estos consejos de consumo, porque las operadoras suelen cobrar bien caros los megas adicionales y, además, nunca podemos saber cuántos estamos consumiendo.

Son, como hemos visto, apenas dos cuestiones que debemos considerar: conectarnos a wifi siempre que nos sea posible (tanto para descargar la música como para reproducirla) y ajustar la calidad del streaming que, como hemos visto, no tiene ninguna complicación.

Share!

Telegram añade interesantes novedades en nueva actualización

Android fue el sistema operativo más vulnerable del 2016

Telegram también deja de dar soporte a versiones antiguas de Android

Los Galaxy S7 y S7 Edge recibirán Nougat 7.1.1 en enero