» Señalaciones ¡Hola, estamos contratando! Si eres un redactor, desarrollador o diseñador web únete a nosotros!

Cómo mejorar la velocidad de tu teléfono

0Comentarios

¿Has notado que tu dispositivo tarda más de lo habitual cuando quieres acceder a la galería de imágenes? ¿Notas que tu móvil ya no responde tan ágilmente cuando quieres abrir la cámara o una aplicación?

Tengas el teléfono Android que tengas, ya sea una de lo más básico o el móvil de más alta gama, hay un problema que es común a todos ellos: con el tiempo, notamos que cada vez sus procesos se ralentizan más y van más lentos. Y eso es algo que podemos solventar en gran medida.

No sólo lo haremos para mejorar la velocidad de respuesta de nuestro teléfono, sino para volver a ponerlo al día: es como cuando pasamos la revisión del coche y notamos que funciona mejor. Y es que nuestro teléfono, como los vehículos, van acusando los kilómetros, y necesitan como éstos unos cuidados y un mantenimiento.

Por ello vamos a ofrecer una pequeña guía de cómo refrescar nuestro teléfono y volverlo a sentir ágil, como el primer día.

Los pasos que ofrecemos seguidamente para mejorar el funcionamiento de nuestro móvil los hemos realizado con un Galaxy S3 Mini, con sistema operativo Android 4.1.2 Jelly Bean. Por ello, hay que tener en cuenta que en otros dispositivos puede variar ligeramente alguna de las indicaciones que aquí detallemos.

Actualizar


El primer paso que vamos a dar es el principal. Vamos a actualizar el firmware, el sistema operativo. Esto es sumamente importante, ya que debemos tener la seguridad de que nuestro dispositivo cuenta con la última actualización del mismo: hay que tener en cuenta que con las sucesivas actualizaciones que tiene nuestra versión de Android se van solucionando pequeños problemas o errores que pueden haber surgido en el sistema y de los que nosotros ni siquiera somos conscientes.

Para los menos acostumbrados a las cosas técnicas de los sistemas operativos, especialmente los que nunca hacen caso del aviso de nuevas actualizaciones (pensando, precisamente, que puede tratarse de algo dañino para el teléfono), les recomendamos que siempre descarguen las actualizaciones del sistema que les lleguen. Con ellas irán solucionando situaciones y evitando otros futuros problemas.

Además de esto, en nuestro dispositivos tenemos una opción para actualizarlo siempre que queramos con lo último que haya sido incorporado a la versión de nuestro sistema operativo.

Para ello, vamos a ir al área de Ajustes, y una vez dentro de ella, buscaremos el apartado que indica "Acerca del dispositivo", que es el último de todos los que encontramos dentro de Ajustes.

Entramos en esta opción y vemos en primer lugar "Actualización de software". Al acceder a ésta, vemos una primera que dice "Actualizar" y otras dos: Actualización automática y Sólo wifi. Observaremos primero estas dos últimas, que por defecto vemos que vienen habilitadas. La actualización automática hará que el dispositivo compruebe las novedades del sistema.

La segunda, si está habilitada, sólo permitirá que nuestro móvil descargue las actualizaciones cuando esté conectado a una red wifi. De esta forma no consumiremos datos de nuestra conexión móvil pero además, y lo que es más importante, tendremos mayor velocidad y estabilidad de línea para descargarla.

Es importante actualizar de vez en cuando el software del dispositivo. Además, como vemos, la acción es de lo más accesible y sencilla.

Resetear el teléfono

El segundo paso que deberemos realizar es el reseteo de nuestro smartphone. Resetear significa hacer que el móvil vuelva a su estado de fábrica, como si hiciéramos que nuestro vehículo borrara todos los kilómetros que ha recorrido y pusiera el contador de nuevo a cero, quedando como nuevo.

Con esta acción, limpiaremos todo lo que hace que nuestro teléfono se ralentice y tarde a reaccionar a nuestras órdenes, pero se trata de una renovación temporal del terminal, ya que conforme vayamos utilizándolo olverá a adquirir los mismos vicios que le hacían ir cada vez más lento.

Resetear el teléfono es algo muy delicado, ya que le vamos a ordenar que borre todo lo que ha almacenado desde que lo comenzamos a utilizar. Y todo es todo. ¿Podemos hacerlo con seguridad? Por supuesto. Vamos a detallar cómo resetear nuestro teléfono de una manera segura.

Repasemos cómo realizar el reseteo del smartphone. Primero vamos a la sección de Ajustes de nuestro teléfono, en la que vamos a encontrar la opción de reseteo. Una vez ahí iremos al área Personal y al apartado de "Copia de Seguridad y restabl.". Es aquí donde vamos a localizar la función que reseteará el teléfono: Restablecer datos de fábrica.

Si queremos ejecutar ya la acción, tocaremos en la función de resetear dispositivo, con la que borraremos todos los datos contenidos en nustro teléfono y lo devolveremos al estado en el que lo estrenamos, a como salió de fábrica. Para confirmar este breve proceso, tocaremos "Borrar todo". Con ello liberaremos nuestro equipo de todo lo que haya ido acumulando durante sus meses o años de vida con nosotros.

Es una de las acciones más determinantes para poder agilizar el funcionamiento de nuestro terminal. Pero debemos considerar, antes de hacerlo, que si no realizamos copias de seguridad de lo que nos interese conservar, la solución podría ser peor, mucho peor, que el problema. ¿Cómo preparamos nuestro teléfono para poder borrar sólo lo que nos sobra? Nuestro dispositivo viene ya con la opción de realizar copias de seguridad por defecto de manera automática.

En otras versiones del sistema operativo deberemos buscar esta función para realizar copias de seguridad de los datos que queramos conservar.

Comprueba la memoria del teléfono

Muchas veces achacamos la relentización del funcionamiento del teléfono al propio dispositivo, y no pensamos que llevamos semanas, meses... acumulando fotografías, imágenes, archivos que hemos descargado o nos han enviado. Y una memoria muy ocupada de nuestro móvil es el principal problema de que no nos responda como solía hacerlo.

Debemos tener en cuenta que todos esos megas de información los tiene que arrastrar el sistema cada vez que le pedimos que realice una acción.

La primera medida sería ir a la galería de imágenes y vídeos y hacer una buena limpieza. También podemos ir a la carpeta que vemos en la pantalla del teléfono, en la que se van acumulando algunas. Pero la manera más completa de hacerlo es yendo al apartado de Almacenamiento, dentro de Ajustes.

Podemos comprobar ahí cuánta memoria hemos ocupado y cuánta nos queda por utilizar. Además, lo veremos por tipos de archivos o de software. Si accedemos a cada uno de ellos, veremos que podremos ir eliminando lo que no sea ya de nuestro interés o que podremos desinstalar aplicaciones que se quedaron ahí y que ni siquiera utilizamos.

Pero para los datos (fotos, vídeos, aplicaciones...) que queramos conservar tenemos otra posibilidad, que es pasarlos a la memoria de la tarjeta microSD, que es independiente de la del teléfono y aligerará su manejo. Para pasar las aplicaciones a la tarjeta, puedes seguir nuestra guía de cómo hacerlo. Debemos recordar que sólo podremos pasar a la SD las apps que hayamos descargado, ya que no nos permitirá mover a esa memoria las que vinieran ya instaladas en el teléfono.

1) Es importante hacer copias de seguridad antes de borrar contenidos del teléfono 2) y 3) En el apartado Almacenamiento veremos cada categoría del teléfono y lo que tenemos guardado en ella, para hacer borrados individuales

Además de lo que hemos detallado, pueden existir otras causas que frenen nuestro teléfono. Desde un virus (los Android son los más atacados por los malware) a una aplicación que esté siempre activa. Y es que hay apps que, aunque no las estemos utilizando, siguen haciendo sus tareas en la trastienda de nuestro móvil, con el consiguiente consumo y ocupación de memoria RAM, que por ello el teléfono se ve corto de recursos para atender las acciones que le requerimos.

Por ello, hay algunas aplicaciones que nos van a venir muy bien para hacer un mantenimiento correcto del teléfono, además de las acciones que hemos detallado en esta guía.

Las más útiles pueden ser las siguientes:

  • Task Killer. Este tipo de aplicaciones nos permiten elegir las apps que queremos que dejen de funcionar en nuestro teléfono cada determinado tiempo. Nos referimos a las aplicaciones que, sin que nosotros hayamos ejecutado nada, siguen teniendo actividad. Podremos detener esa actividad y permitir que sólo funcione cuando establezcamos.
  • Un buen antivirus. Este tipo de aplicaciones escanean todo el teléfono en busca de amenazas, malware, virus. Con ello evitaremos que un software malicioso esté tomando memoria de nuestro móvil y ralentizándolo. Si quieres conocer los mejores antivirus para Android, puedes verlo en nuestro informe sobre este tipo de apps.
  • Un gestor de inicio de aplicaciones. Este tipo de apps nos permitirá decidir qué aplicaciones queremos que se pongan a funcionar en el momento que encendamos el teléfono y, lo que es más importante, cuáles no. Hay muchas que nada más iniciar el móvil comienzan a trabajar, consumiendo datos y mamoria RAM.
  • Un limpiador de la caché del teléfono nos ayudará limpiar la memoria del dispositivo.

Algunas aplicaciones siempre están activas, aunque nosotros no lo sepamos. Es una de laz razones de la ocupación de la memoria RAM y la ralentización del funcionamiento del dispositivo. Podemos cerrar la actividad de las que queramos.

Desinstalar aplicaciones

Nunca estará de más que, de vez en cuando, hagamos un repaso a las aplicaciones que tenemos instaladas en nuestro teléfono y limpiáramos un poco este apartado. Las aplicaciones no sólo ocupan sitio en la memoria del movil, sino que si están activas van a consumir memoria RAM del mismo y a ralentizarlo.

Para desinstalar una aplicación, el proceso es bastante sencillo.

Antes de ver cómo hacerlo, debemos tener presente que sólo podremos eliminar las aplicaciones que nosotros hayamos descargado. En el teléfono tenemos dos tipos de apps: las que venían ya instaladas cuando lo adquirimos (son aplicaciones nativas, incluidas por Google - Android en el sistema operativo o por el fabricante) y las que hemos bajado nosotros de la tienda de aplicaciones.

Lo podemos hacer desde la sección de Ajustes y allí en el Administrador de Aplicaciones. Veremos varias pestañas en la parte superior. Buscamos la que indica "Descargadas". Vemos las apps que hemos descargado de la Google Play Store. Entrando en cualquiera de ellas podremos desinstalarla.


Una solución para mejorar la velocidad es, también, apagar y volver a encender el teléfono. Es un remedio temporal, que no nos solucionará más que un rato el problema de la lentitud de respuesta del terminal, pero realmente es algo que funciona.

1) Hacer limpieza en la Galería del terminal es muy importante para un óptimo funcionamiento del mismo 2) y 3) También es conveniente eliminar las aplicaciones que no utilicemos, ya que sólo serán un estorbo a la hora de manejar el teléfono

Hemos visto cómo el funcionamiento lento de nuestro teléfono puede deberse a diversas causas. Pero lo importante es que para la mayoría de ellas podemos tener nosotros mismos la solución con algunos de los pasos que hemos detallado en esta guía.

Aunque todavía no notes que el equipo va algo peor, es conveniente que hagas el mantenimiento del mismo de vez en cuando. Desinstala las apps que no utilices, utiliza un buen antivirus, actualiza el sistema... Son unas sencillas tareas que pueden evitar en gran medida que el teléfono te vaya cada vez más lento.

Como vemos, bien merece la pena dedicar un momento a refrescar el teléfono, quitarle el peso de cientos de fotografías que podemos incluso pasar al ordenador con un simple cable USB o desinstalar aplicaciones que tenemos por ahí dentro olvidadas y que nunca hemos vuelto a utilizar.

Share!

Telegram añade interesantes novedades en nueva actualización

Android fue el sistema operativo más vulnerable del 2016

Telegram también deja de dar soporte a versiones antiguas de Android

Los Galaxy S7 y S7 Edge recibirán Nougat 7.1.1 en enero