» Señalaciones ¡Hola, estamos contratando! Si eres un redactor, desarrollador o diseñador web únete a nosotros!

¿Sabes cómo manejar el control parental en tu Android?

0Comentarios

Durante el verano, uno de los objetivos principales de los más pequeños son las tabletas de sus padres. Y eso, lógicamente, acarrea el consiguiente riesgo de que puedan acceder a lugares no aptos para ellos o incluso archivos profesionales que tengamos almacenados en el dispositivo.

Lo peor, además, es que pueden también entrar sin problemas en la Google Play Store y adquirir juegos y hacer compras in-app, con lo que ello puede suponer en la factura mensual de nuestra tarjeta.

Como ocurre en los ordenadores de sobremesa, en los que ya conocemos cómo tener apartados determinados accesos de los niños, en las tabletas también disponemos de ese denominado control parental que, como veremos, en Android 4.3 viene mucho más reforzado, con nuevas prestaciones de seguridad en este sentido.

La última versión del sistema operativo Android incluye perfiles de acceso restringido, lo que está genial para poder erstar tranquilos no sólo cuando le dejemos el móvil a un amigo, sino cuando los más pequeños de la casa tengan acceso a nuestro smartphone o tableta.

Ya con la versión 4.2 podíamos configurar múltiples usuarios en el dispositivo, utilizando varias cuentas, con lo que podíamos usar por ejemplo la tableta como un elemento de entretenimiento o consulta para cualquier miembro de la familia, teniendo siempre la tranquilidad y la seguridad de que cada uno tenía su propio entorno de acceso.

Pero Android 4.3 va algo más allá, porque en esta versión del sistema el administrador puede controlar los permisos de las aplicaciones para cada usuario de la casa, para cada uno de los perfiles que se hayan creado en el smartphone o en la tableta. Con esto pondremos a salvo la seguridad de los niños cuando utilicen el dispositivo.

Pero antes de que podamos utilizar esta funcionalidad de restricción de perfiles deberemos asegurarnos que nuestro terminal la tiene. La actualización a 4.3 está por ahora sólo disponible para las tabletas propias de Google, tanto la Nexus 7 como la Nexus 10, y el resto de fabricantes van a tener que esperar unos meses a poder disponer de ella, como suele ser la política de los de Mountain View cada vez que lanzan una nueva versión de su plataforma móvil.

Si ya cuentas con un equipo Nexus con Android 4.3 te vamos a detallar los pasos que deberás seguir para manejar este control parental:

En primer lugar, desde la pantalla principal de Android, toca en la esquina superior derecha, abre el menú que allí encontrarás y selecciona Ajustes. Ve bajando entonces hasta que encuentres Usuarios, y entonces entra en "Añadir usuario o perfil". Podrás ahora crear o bien un nuevo usuario con perfil normal o uno con perfil restringido. Toca en éste último.

El segundo paso nos va a permitir establecer un bloqueo de pantalla en el dispositivo. Toca en la opción que habilita este bloqueo, luego eliges el tipo de bloqueo que quieres (patrón, PIN o contraseña) y sigue las instrucciones para ello. (Puedes ver nuestro informe sobre cómo hacerlo aquí).

El siguiente paso de este proceso lo encontramos bajo el icono de los Ajustes, dentro de "Nuevo Perfil". Ahí vamos a poder ponerle un nombre al usuario que creemos.

Vamos a ver ahora una lista de las aplicaciones que tenemos instaladas en nuestra tableta, y junto a cada una de ellas emos que tenemos un interruptor con el que podemos activar o desactivar esa app concreta en el perfil de usuario que estamos definiendo. A este cuadro de mandos sólo podremos acceder, claro está, si somos los administradores del dispositivo, y ningún usuario con perfil restringido va a poder entrar ahí y, por lo tanto, manejarlo.

La lista de aplicaciones incluye todas, y por ello veremos ahí también los navegadores que tengamos instalados en la tableta. Podremos, por lo tanto, deshabilitarlas para el perfil que les permitamos utilizar a los niños, evitando de esa manera que puedan acceder a internet sin supervisión de un adulto.

Desde la pantalla de bloqueo verás ahora que tu propia pantalla está protegida con el patrón, el PIN o la contraseña, mientras la del resto de usuarios a los que les hemos puesto alguna restricción - o no - no lo están. Y es que pueden entrar tranquilamente, sin que les tengamos que facilitar cómo acceder, ya que ya podemos estar bien tranquilos de que sólo van a poder acceder a donde nosotros hayamos establecido.

Aunque aparezca el icono de la Google Play Store, si cualquier usuario que quiera entrar en la tienda de apps lo intenta y tiene restringido ese acceso, le saldrá un mensaje en pantalla de que no tiene permitido ese accceso.

También en otros terminales

Pero si no tienes todavía un dispositivo con la última versión de la plataforma Android, todas esas funciones no las vas a encontrar en él. Tendrás, sin embargo, otras funcionalidades que puedes utilizar para proteger el acceso de los niños al equipo y establecer esos crontroles parentales en el mismo.

Ya sabemos que a los niños les encantan los juegos y que la Play Store de Google está llena de aplicaciones que les atraen. No debemos fiarnos de que dejar a un niño jugando con una app, ya dentro de ella, nos va a evitar que hagan compras, ya que debemos ser conscientes de que ahora hay ya muchos juegos en el mercado que se nutren de las llamadas compras in-app: durante el desarrollo del juego, el sistema le lleva al jugador a realizar compras de elementos que le permiten seguir en la partida o, incluso, de adquirir más niveles dentro del propio juego.

Con eso, muchos se explicarán los cargos que les han ido llegando a las tarjetas de crédito, cuando pensaban que el niño estaba bien entretenido con un juego gratuito que le habñiamos descargado. Y las compras dentro de un juego puede que no sean tan económicas como los 0,89 euros o dólares que nos puede costar una sencilla app.

Vamos a ver ahora uno de los puntos más importantes de ese control parental: la protección de nuestra tarjeta de crédito ante posibles compras realizadas por los niños. Para ello, iremos a la tienda de apps de Google y una vez en ella vamos a abrir el menú de configuraciones, buscando en las opciones que veamos la de Control de Usuarios.

Tocaremos seguidamente sobre la opción de Contraseña, y estableceremos de esa forma un blindaje ante cualquier intento de compra de cualquier usuario que esté manejando la tableta o el móvil, ya sea para descargar una aplciación o un juego de pago o para realizar esas compras internas dentro de un juego o de una app.

En este mismo menú en el que podemos seleccionar lo del Password existe una opción con la que podemos establecer un filtro de contenido. Dentro de ella podemos dar permiso para acceder a todo tipo de aplicaciones, o hacerlo sólo para las que están catalogadas como de baja madurez. media o alta, o dejarlo abierto en todos los casos. Seleccionaremos las opciones que queramos y confirmaremos. Debes recordar que es esencial establecer una contraseña para que los niños no puedan entrar en esta zona de control de usuarios.

Pero si restringimos por ejemplo la compra de apps de la Google Play Store, no haremos nada si hay otros lugares desde donde se puedan descargar y no los bloqueamos. Por ello, ahora veremos cómo hacerlo también: en el menú de Ajustes bajamos hasta encontrar Seguridad, y vamos a asegurarnos de que la opción de permitir la descarga de aplicaciones desde otros lugares está deshabilitada.

Esta opción debería, normalmente, estar sin seleccionar, para evitar cualquier riesgo de virus etc de lugares no oficiales o desconocidos, pero necesitaremos habilitarla si queremos, por ejemplo, descargar alguna app que no esté en la tienda oficial, como puede ser el caso de la popularísima TubeMate (una aplicación con la que podemos descargar vídeos de YouTube a la memoria de nuestro equipo).

En el apartado de Seguridad encontramos alguna ayuda para bloquear el acceso a alguna función, como es el caso del Modo Avión, con el que internet queda deshabilitado.


Apps que nos dan soluciones

Puede que los niños ya tengan una edad en la que podamos dejarles manejar internet sin nuestra supervisión, pero entonces posiblemente querremos preservar nuestras cuentas en las redes sociales como Facebook o Twitter, para que no entren en ellas. O puede que les dejemos disfrutar un rato con sus juegos favoritos, pero no queremos que se conecten a internet.

En ese caso, buscaremos la ayudad e alguna aplicación, como puede ser el caso de AppLock, una herramienta muy útil para estas situaciones. Lo que podemos hacer con ella es bloquear el acceso a determinadas aplicaciones, a las que pondremos contraseña de entrada.

App Lock es una de las principales alternativas al sistema de bloqueo de teléfono que podemos encontrar en nuestro smartphone Android. Con esta sencilla aplicación, lo que haremos es seleccionar qué aplicaciones queremos tener bajo llave en nuestro teléfono, y de ese modo estar seguros de que nadie podrá entrar a ellas.

Esta aplicación es muy ligera y tiene un manejo muy sencillo. Lo que nos da, en cambio, es protección total. Si no queremos tener el teléfono totalmente bloqueado y acceder a él cada vez con contraseña o el patrón de desbloqueo, esta aplicación es la solución perfecta.

App Lock es una aplicación muy popular, pero no por ello deja de tener sus pequeños inconvenientes. ¿Qué ocurre si alguien se hace con nuestro smartphone y, simplemente, desinstala esta aplciación de bloqueo? Simplemente, que de esta forma anulará todos los bloqueos de aplicaciones.

La opción de que AppLock no se pueda desinstalar sin contraseña o patrón no viene habilitada de fábrica, y para hacerlo debemos ir a la pestaña de Avanzado, que veremos encima del listado de aplicaciones. La primera opción de la nueva pantalla indica "Aplicación Gestión", y activándola evitaremos que App Lock se pueda desinstalar o cerrar sin nuestro permiso.

También vemos aquí otras opciones de seguridad, como la que evitará que alguien responda a una llamada sin nuestra autorización. Sin embargo, no existe la posibilidad de bloquear las llamadas salientes, lo que sería mucho más interesante, desde luego.

Otra herramienta de lo más interesante es Smart App Protector: una sorpresa realmente agradable para el que busca un sistema de protección en el acceso a algunas aplicaciones de su dispositivo. Hemos probado otras muchas aplicaciones similares, con la misma misión, y ninguna se acerca a lo que nos ofrece ésta.

Si alguien puede hablar de sistema de protección configurable y personalizable, sin duda es el desarrollador de esta aplicación. Y es que, realmente, no le falta detalle y está diseñada muy a conciencia de lo que pretende ofrecer.

Podemos bloquear el acceso a las aplicaciones que queramos bajo diversos criterios, incluso el de el horario en el que queremos esa protección, el lugar en el que se encuentre el teléfono...

Smart App Conector nos permite, además, ejecutar el bloqueo de las aplicaciones a distancia mediante el envío de un sms y, por supuesto, también desbloquearlas. Las posibilidades de esta aplicación resaltan por lo práctico y son casi infinitas.

¿Qué tal si programamos las horas de bloqueo de las aplicaciones? Tal vez pensemos en blindar el teléfono contra colegas de trabajo curiosos, y eso lo podemos delimitar para el horario de oficina. O, a lo mejor, lo que necesitamos es evitar que los niños accedan a nuestro teléfono o puedan llamar. Configurar el horario del bloqueo es otra de las atractivas funciones de esta robusta herramienta de seguridad.

Y no sólo eso: ¿podríamos configurar la aplicación para que identificara cuándo estamos en casa, y deshabilitara automáticamente los bloqueos? Mediante la conexión al wifi doméstico, por ejemplo, podemos hacer que el sistema deshabilite los bloqueos de aplicaciones. Sólo tendremos que indicarle con qué conexión wifi ya estamos "a salvo" y no necesitamos bloquear ninguna aplicación.

En el caso de que no queramos que utilicen internet, una solución de lo más sencilla y rápida es habilitar el Modo Avión en el terminal. Hay una posibilidad de poder hacerlo desde el proipio botón de encendido/apagado del equipo: podemos encontrar el proceso a seguir yendo a Ajustes, Más Ajustes, Modo Avión. Pero, como puedes estar imaginando, esta función que deshabilita cualquier conexión a la red es tan fácil de activar para nosotros como de desactivar para los propios niños.

1) y 2) Podemos bloquear el acceso a las aplicaciones desde el propio teléfono 3) Hay apps con las que podemos seleccionar qué apliaciones no queremos que pueda abrir nadie

La restricción de los accesos, de todas formas, no sólo la tenemos en las funciones internas del teléfono o de la tableta. En la Google Play Store disponemos de algunas aplciaciones para ello. Una de las más recomendables es Kid Mode, que nos ofrece algo muy similar al Kid´s Corner de Windows Phone 8. Deja que los niños accedan a los juegos que hay allí, que hagan dibujos y demás, pero evita que accidentalmente puedan acceder a otros lugares, borrar emails o abrir otra aplicación.

En la Google Play hay muchas otras, y son especialmente eficaces las propias de las grandes compañías de seguridad, como Kaspersky o Norton.

Ahora ya tienes toda la información para poder evitar sorpresas en la factura de la tarjeta de crédito o para poder dejarle el dispositivo tranquilamente a tus hijos. Estos sistemas de restricción de accesos van a hacer que la tableta ya no sea el enemigo público número uno de la tranquilidad de nuestro hogar. Sólo tenemos que pasar unos minutos configurando los accesos.

Share!

Telegram añade interesantes novedades en nueva actualización

Android fue el sistema operativo más vulnerable del 2016

Telegram también deja de dar soporte a versiones antiguas de Android

Los Galaxy S7 y S7 Edge recibirán Nougat 7.1.1 en enero