» Señalaciones ¡Hola, estamos contratando! Si eres un redactor, desarrollador o diseñador web únete a nosotros!

¿Nuevo en Android 4.X? Pequeños trucos para iniciarte

-1Comentarios

Muchos usuarios han entrado en el mundo de los smartphones conociendo directamente uno de los últimos sistemas operativos de Android, Ice Cream Sandwich o Jelly Bean. Los que no están acostumbrados a manejar smartphones se verán atrapados en un océano de opciones y funciones que requiren su paciencia y cierta dedicación si queremos manejarlas.

Android es un sistema operativo intuitivo y es relativamente fácil pasear por él. Pero en ocasiones, hasta los más avispados se pierden buscando alguna función. Vamos a ponernos en el lugar de un usuario recién llegado a Android, en su versión 4.0 (Ice Cream Sandwich) ó 4.1 (Jelly Bean). Con esta guía que hemos elaborado intentaremos acompañar al usuario en su iniciación en el sistema, indicándole pequeños trucos de lo más útil para manejar Android con agilidad y sacarle el mayor provecho.

Lo primero que tenemos que tener en cuenta es que, aunque nos abrumen la cantidad de opciones, todo está a mano y el acceso a cualquier función es sencillo. Para manejarnos, vemos que en la parte inferior disponemos de cuatro opciones que vemos representadas por una flecha que gira (tocando aquí iremos a la pantalla anterior), un símbolo de una casa (Home), con el que abriremos la interfaz (pantalla) principal de nuestro smartphone o tablet y dos recuadros superpuestos, con los que podremos ver las pantallas que tenemos activas.

Cada una de estas pantallas que estén activas las podremos abrir o cerrar desde ese abanico que se nos muestra. Tocando sobre una de ellas, la abriremos. Tocando en la cruz que vemos en cada ventana, la podremos cerrrar.

En algunos dispositivos, como Samsung, lo que tenemos es el botón Home y, a ambos lados, el menú de opciones y el de Atrás.

Creando accesos directos

Continuamos. Ahora vamos a ver cómo podemos hacer las cosas más accesibles y evitar tener que adentrarnos en este mundo de opciones cada vez que queramos abrir una aplicación. Para ello, crearemos accesos directos de las aplicaciones que queramos, colocando un icono de la que queramos diretamente en la pantalla principal. Accedemos al listado general de aplicaciones y, tocando sobre el icono de la app que queramos, y presionando sobre él, lo enviaremos directamente a la interfaz principal.

Colocando widgets en la pantalla principal

Otro tipo de accesos directos son los conocidos como Widgets. Son esas ventanas de una aplicación que colocamos en la pantalla principal, por ejemplo el que nos muestra el tiempo que hace y que va mostrando los cambios sin que tengamos que actuar sobre él.

Los widgets nos proporcionan ese acceso directo a algunas de las apps que más utilizamos, como es la del propio reloj que venga ya con la aplicación o que hayamos descargado de la Google Play Store. Colocando el widget hará que no tengamos que lanzar la aplicación y abrirla.

Podemos acceder a todos los widgets disponibles de la siguiente forma: entramos en la pantalla "Todas las aplicaciones", que veremos simbolizada en un recuadro con pequeños recuadros dentro de él. Dentro de esta pantalla, veremos dos pestañas arriba. Accedemos a Widgets. Vemos en pantalla los widgets disponibles, y para ir repasando los que tenemos, podemos ir desplazándola con el dedo, a izquierda o derecha.

Si queremos colocar uno de esos widgets en la pantalla principal, lo que haremos es tocar y presionar sobre él y arrastrarlo hasta ella. Lo colocamos donde deseemos. Para eliminarlo, lo tocamos y presionamos y lo arrastramos hacia arriba, fuera de la pantalla.

El tamaño de los widgets lo podemos variar para adaptarlo al que queramos. Para ello, presionamos sobre el propio widget y, en el caso de que se pueda modificar de tamaño, veremos un recuadro azul. Podemos aumentar o disminuir el tamaño del widget para ahorrar espacio en la pantalla u organizarla.

En el área de widgets elegimos el que queramos y lo arrastramos a la pantalla principal. Podemos, en algunos casos, cambiar su tamaño.

Protegemos el acceso

Vamos a aplicar cierta seguridad a nuestro smartphone, evitando que otra persona pueda entrar en él. Para ello, podemos utilizar un patrón de bloqueo o un pin que ponga un "candado" en la pantalla principal. No son métodos de tanta seguridad como una contraseña, pero desde luego son formas más ágiles de poder bloquear nuestro teléfono.

Para colocar ese tipo de bloqueo en nuestro smartphone iremos a Ajustes del dispositivo y seleccionaremos la opción de Pantalla de bloqueo. Una vez en ella, elegimos Bloquear pantalla para encontrar una lista de diferentes tipos de bloqueo de pantalla, entre los que podemos seleccionar el que queramos.

Si, por ejemplo, seleccionamos un patrón de bloqueo, lo que pondremos en pantalla es un patrón que configuraremos mediante gestos del dedo sobre la pantalla para bloquear y desbloquear. Veremos que se trata de dibujar un recorrido entre los círculos que vemos y confirmarlo. La verdad es que para desbloquear el teléfono cada vez que pasa a stand-by porque no le estamos dando actividad, es la forma más rápidad de hacerlo. Y, por supuesto, la más cómoda.

La opción del PIN nos permite seleccionar unos dígitos con los que bloquearemos la pantalla y la podremos volver a abrir.

Disponemos de diferentes formas de bloquear el acceso al teléfono (pin, contraseña, reconociento facial, patrón).
Organizando iconos y carpetas

Aunque seamos novatos en esto del smartphone, tardaremos poco en tener unas cuantas apliaciones descargadas en él. No sólo tenemos más de 700.000 apps en la tienda oficial de Google, sino que todos nuestros amigos serán auténticos promotores de las aplicaciones que les gusten.

Todas esas aplicaciones se irán descargando en el móvil y las podremos ver a través de un icono que veremos en la página de Todas las aplicaciones, a la que accederemos tocando sobre el símbolo de cuadritos que vemos abajo, en la esquina derecha.

Para evitar causar un caos con todas las aplicaciones que vayamos descargando, intentaremos organizarlas y disponerlas de modo que nos resulte fácil localizarlas cuando las necesitemos. Utilizaremos carpetas para agrupar las aplicaciones similares. Para crear una carpeta, lo que haremos será tocar y arrastrar una app dentro de otra. En algunos dispositivos, necesitaremos crear la carpeta utilizando el botón de menú y la opción Crear carpeta. Una vez hecho esto, ya podemos arrastrar aplicaciones hasta ella.

Veremos, en todo momento, las apps que están dentro de cada carpeta, ya que quedarán sobre ella, a la vista (pero recogidas). Si queremos sacar alguna aplicación de la carpeta que hayamos creado y en la que la hayamos metido, el camino es diferente:

  • Tocamos sobre la carpeta
  • Se abre el contenido de la misma
  • Arrastramos el icono de la aplicación que queremos sacar y lo colocamos directamente en pantalla otra vez
  • Tocamos dos veces para cerrar la carpeta
Para organizar las aplicaciones en la pantalla principal podemos crear carpetas que las agrupen. Siempre veremos qué aplicaciones contienen.

Cómo cambiar el teclado

Android cuenta con la opción de cambiar el teclado que viene por defecto y colocar uno que se adapte mejor a nuestra forma de escribir. Los teclados son uno de los puntos más sensibles para los usuarios, y sobre todo para aquéllos que no están todavía muy acostumbrados a manejarlos. Es uno de los elementos que más utilizaremos en nuestro dispositivo, ya que tanto para realizar búsquedas por Google como para chatear, el teclado juega su papel.

Para ver las opciones de teclado que tenemos disponibles, iremos a "Ajustes" y seleccionaremos "Idioma e Introducción". Bajaremos por la pantalla hasta que encontremos la opción de teclado. Tocamos allí y veremos la relación entre los que podemos elegir.

Es posible que el dispositivo que tenemos no disponga de esta opción. No importa, porque podemos descargarlos de la Google Play Store, donde podemos encontrar multitud de ellos, y la mayoría de manera gratuita.

Aparte del teclado que utilicemos, lo que sí necesitaremos es utilizar caracteres especiales, y algunos de ellos muy amenudo, como es el caso de la "ñ". ¿No la encuentras? Para este caso, no tenemos más que tocar sobre la letra n y mantenerla presionada. Se abrirá una pequeña ventana en la que nos mostrará los caracteres especiales posibles, que seleccionaremos deslizando el dedo. Si queremos, por ejemplo, escribir una letra acentuada, lo haremos de la misma manera.

Disponemos de varias formas de teclado y predicción de textos. Los caracteres especiales los encontramos detrás de las letras a partir de las que se crean (la ñ en la n, la á en el a,...)

Capturas de pantalla

No todo el mundo utiliza esta opción, siendo una de las más prácticas y útiles de nuestro smartphone o tableta. Con esta función, lo que haremos será tomar una imagen de lo que estemos viendo en la pantalla. La imagen se guardará automáticamente en la galería de nuestro teléfono, sin que tengamos que hacer nada.

Para verla, acudiremos allí, desde donde también podremos, abriendo las opciones de Compartir, enviarla por email o hacerla llegar al instante por Whatsapp al contacto que queramos, así como ponerla en nuestra cuenta de Facebook o tuitearla.

Para tomar esa captura de pantalla, lo que tenemos que hacer es muy simple: presionamos, al mismo tiempo, el botón de Bajar volumen y el de Encendido del teléfono. En algunos dispositivos, como los Samsung, la captura de pantalla la haremos presionando y manteniendo, al mismo tiempo, el botón de encendido del teléfono y el de home.

Por cierto, como dato adicional, queremos apuntar que todas las capturas de pantalla en el sistema operativo Android se genrean en formato .png.

Las capturas de pantalla las podemos compartir, enviándolas por email, por whatsapp, a través de nuestra cuenta en una red social...

Comparte la conexión móvil con tu ordenador

Si disponemos de una tarifa plana de datos, podemos utilizar nuestro smartphone como módem wifi para otros dispositivos. Es algo perfecto para disponer de internet en nuestro ordenador, en cualquier lugar. ¿Cómo lo hacemos? Es muy sencillo: entramos en Ajustes del teléfono, conexiones inalámbricas, Más ajustes y Zona Wifi y modem USB.

Activamos Zona Wifi desde el interruptor que vemos en pantalla y confirmamos.

Vamos al ordenador y buscamos nuestro teléfono entre la relación de redes wifi disponibles (la veremos como AndroidAP) donde la podemos seleccionar. Para ello, habremos establecido una contraseña, que nos pedirá el ordenador. ¿Quieres ver con detalle cómo conectarse desde el ordenador a la conexión móvil de tu teléfono? Te lo explicamos.

Podemos hacer que nuestro teléfono haga de modem wifi para darle conexión a internet a nuestro ordenador.

El sistema de Notificaciones es de lo mejor que tiene la plataforma. Es algo nuevo para los usuarios de Android, más accesible, manejable e intuitivo. Una forma rica e interactiva de recibir notificaciones que te mantienen siempre cerca de lo que ocurre en tu teléfono: mensajes que llegan, la música que se está reproduciendo, actualizaciones de aplicaciones... Veremos en la parte superior del display el aviso de las nuevas notificaciones (o en la barra de sistema, dependiendo del modelo de teléfono).

Simplemente con deslizar la pantalla hacia abajo se abre la zona de notificaciones, donde verás los correos nuevos que te han llegado, mensajes,... Cualquier notificación la puedes eliminar tocando sobre ella y desplazándola a un lado.


Atender llamadas entrantes

Cuando alguien nos esté llamando, podemos responder la llamada o enviarle, en dos simples toques, un mensaje escrito. Ni siquiera es necesario desbloquear el teléfono. Lo único que hay que hacer es deslizar la pantalla y ver los menesajes de texto que tenemos preparados para responder. Elegimos uno, le damos a enviar y finalizamos la llamada. Podemos añadir los mensjaes escritos personalizados que queramos.

Gestiona textos hablados y escritos

Android 4.X trae al sistema un nuevo motor para gestionar textos hablados y transcribirlos. Veremos el símbolo del micrófono siempre que podamos hacer uso de esta prestación, que reconocerá las palabras que pronunciemos y las escribirá en la pantalla.

Este potente sistema no tiene las limitaciones de otras plataformas, ya que podemos dictarle el texto que queramos, sea lo largo que sea, en el idioma que deseemos. Puedes hablar contínuamente durante el tiempo que precises, incluso haciendo pausas, e incluso dictándole los signos de puntuación, para que todo lo escriba perfectamente.

Conforme se va escribiendo el texto, hay una funcionalidad que subraya en gris los posibles errores detectados. Para subsanarlos, si es el caso, una vez hayamos terminado de dictarle iremos a cada una de esas palabras y, al tocarlas, se nos mostrarán las que tenemos como opción para sustituirlas.

Las llamadas entrantes las podemos contestar con un mensaje (hay algunos establecidos) que podemos crear nosotros mismos

Cómo enviar un mensaje de texto

Si no estáis muy habituados a cambiar de móvil y a manejarlos, la forma en la que se envían mensajes de texto en esta plataforma os resultará algo desconcertante. De hecho, no sabréis al principio si el mensaje se ha enviado o qué es lo que ha pasado. Pero es que en Jelly Bean las cosas son más sencillas de lo que esperamos y de lo que, a simple vista parecen. Por eso, lo mejor al comenzar a utilizar esta plataforma es hacerlo relajadamente y dejándonos llevar.

Vamos a la pantalla principal y en una de sus capas transparentes (podemos ir viendo una tras otra deslizándolas), encontramos el símbolo de los mensajes. Entramos en él e iremos al símbolo del lápiz que vemos arriba, desde donde abrieremos la pantalla en la que redactar el sms. Deberemos introducir el destinatario, bien poniendo su nombre (lo localizará en los contactos), su número o tocando sobre la silueta que indica "contactos". Escribimos el texto y, si queremos, podemos adjuntar un archivo entrando en el símbolo del clip o enviar ya el sms tocando sobre el sobre que vemos.

Podemos adjuntar archivos de cualquier tipo (documentos, audio, vídeo) a los mensajes escritos que enviemos.
¿En qué gasta datos mi teléfono?

Los smartphones, por su propia naturaleza de teléfonos inteligentes, gestionan la mayoría de las aplicaciones a través del uso de la red móvil. Normalmente, los planes que tenmos contratados con el operador incluyen un número limitado de megas o gigas para que hagamos uso de ella, y a partir de ahí puede ocurrir que pasen a tarificarnos los megas extras que utilicemos o que baje considerablemente la velocidad de transferencia. En cualquiera de los dos casos resulta conveniente saber en qué gasta nuestro teléfono los megas que consume, ya que en algún caso podremos ajustar ese consumo.

Android 4.0 y 4.1 disponen de un gestor de consumo de datos muy útil que nos dará una información muy valiosa para que podamos mejorarlo. Para ver gráficamente toda esa información, debemos entrar en Ajustes - Uso de Datos.

Vemos los megas utilizados en el periodo de tiempo que marquemos, pero si delizamos hacia arriba la pantalla, encontramos todas las aplciaciones que tenemnos en el dispositivo, una por una. Al tocar sobre cualquiera de ellas, accedemos al gestor individual de esa app, en el que podemos establecer incluso un límite de datos que pueda consumir.

Si queremos controlar, incluso limitar, los datos que consume cada aplicación, tenemos una zona específica con toda la información para ello.

Escribir y manejar emails

En Android 4.X es más fácil escribir, leer o manejar correos electrónicos que en plataformas anteriores. Para crear un email veremos que el sistema nos facilita la adición de un receptor mostrándonos los destinatarios más habituales de nuestros correos, entre los quen podemos elegir, si es el caso.

Para responder con rapidez a algún correo, el sistema nos da la opción de crear y almacenar contestaciones predeterminadas que apodemos añadir al escribir el email. Así mismo, la responder a un mensaje, ahora podemos gestionar las opciones de Responder a Todos o Reenviar sin tener que cambiar de pantalla.

La forma de enviar emails está muy mejorada, con acceso directo desde la pantalla que manejamos a algunas funciones, como reenviar o responder a todos.

Si te estrenas ahora en estas plataformas 4.0 ó 4.1 de Android, notarás que nada tienen que ver con lo que tenías en Gingerbread, y mucho menos si el sistema que manejabas era incluso anterior.

Tanto Ice Cream Sandwich como Jelly Bean son dos sistemas operativos que aportan una nueva dimensión al Android que conocíamos hasta ahora, haciéndolo más fluido, manejable y sólido. Te sorprnderás de todo lo que vas a encontrar en tu nuevo teléfono y si, como muchos, estabas ya algo cansado y aburrido con las anteriores versiones de la plataforma móvil de Google, ahora vas a tener la sensación de haber cambiado de sistema operativo.

Con Android 4, Google ha sabido ponerse a la altura de otros sistemas operativos e, incluso, subir el listón del mercado.

¡Ah! Y si tienes la suerte de contar con un dispositivo que haya recibido la actualización a una de estas dos versiones, seguramente tendrás la sensación de tener un teléfono nuevo en la mano.

Share!

Telegram añade interesantes novedades en nueva actualización

Android fue el sistema operativo más vulnerable del 2016

Telegram también deja de dar soporte a versiones antiguas de Android

Los Galaxy S7 y S7 Edge recibirán Nougat 7.1.1 en enero