» Señalaciones ¡Hola, estamos contratando! Si eres un redactor, desarrollador o diseñador web únete a nosotros!

Repasamos Jelly Bean 4.1 y las novedades que trae

0Comentarios

No está de más hacer un repaso a conciencia de lo que supone Jelly Bean, el sistema operativo que cualquier terminal de gama medio-alta con sistema operativo Android trae ahora instalado.

Android 4.1 Jelly Bean es la última plataforma móvil de Google. Tomando Ice Cream Sandwich como palanca, esta versión del sistema operativo mejora y aporta cosas muy interesantes a su antecesora que, por cierto, supuso un salto cuantitativo determinante para Android.

Vamos a repasar lo que es Jelly Bean en un Samsung Galaxy S3 mini en el que poco después de la actualización a esta plataforma, a su versión 4.1.2. Y lo vamos a hacer con ojos de usuario estandar, no demasiado puesto en esto de los móviles y los sistemas operativos. Al fin y al cabo, ése es el usuario medio.

Lo primero que llama la atención es la interfaz principal, que para los habituados a Ice Cream Sandwich tampoco presenta excesivas novedades. Pero no serán pocos los usuarios que den el salto del popular Gingerbread a esta versión, y sin duda serán los más gratamente sorprendidos por esta nueva dimensión de todo que presenta la plataforma.

Mientras paseamos por Jelly Bean vamos a ir descubriendo algún truco y apuntando algunos consejos. La interfaz de usuario se muestra novedosa, con una serie de capas transparentes que le dan un aspecto muy suave, acompañada por una transición entre ellas realmente agradable. Todo es muy fluído en esta plataforma, que se presenta diferente a lo que habíamos manejado hasta ahora, siempre teniendo la base de su antecesor, Ice Cream Sandwich.

Interfaz nueva

La interfaz es una auténtica delicia. Ahora nos podemos mover por ella deslizando iconos o widgets entre pantallas o, simplemente, lanzándolos hacia arriba: de esa forma desaparecerán. La papelera, por cierto, está ahora en la parte superior. No hace falta que acompañemos el elemento que queremos eliminar sin levantar el dedo de la pantalla, arrastrándolo hasta la papelera. ¡Prueba! Es una sensación diferente, toca, desliza y lanza. Mucho más rápido, más ágil.

El nuevo tecldo predictivo que nos viene con el sistema es una actualización muy sólida. Lo probamos una y otra vez y vemos que es más acertado de lo que habíamos manejado hasta el momento a la hora de predecir la palabra que queremos escribir, incluso aunque nos equivoquemos en alguna letra. De hecho, la función predictiva del teclado cumple su misión tan bien como lo hace la de iOS 6.

La interfaz principal del sistema es mucho más clara que las anteriores y dispone de varias pantallas que podemos ir viendo deslizándolas
Podemos disponer los widgets como queramos, y siempre tenemos Google Search en la parte superior del display

El teclado

Al principio, viniendo de un teclado más estándar de Samsung, hay que reconocer que el teclado resulta algo engorroso de utilizar. Pero lo mejor es dejarse llevar por él y descubrir que la palabra que tenemos escrita o a medio escribir se nos muestra a la izquierda, en letras de diferente color que las alternativas que nos está dando.

Si lo que hemos escrito es lo que queríamos escribir, seguimos con lo nuestro. Si lo que queríamos escribir es una de las alternativas que vemos, la tocamos y queda incorporada a nuestro texto. Es cuestión de pillarle el tranquillo.

El teclado es de gran nivel, muy bueno. Era una de las mejoras que necesitaba Android, y hay que tener en cuenta que es una de las herramientas que más pueden facilitar el manejo al usuario o pueden hacerle sentir un infierno cada vez que quiera escribir algo.

Hay que tener en cuenta que el teclado táctil es, al mismo tiempo, una de las grandes herramientas de estos teléfonos pero es, al mismo tiempo, uno de sus grandes enemigos: también tiene desventajas frente a los teclados tradicionales, con los que los errores son menos, porque sabemos la tecla que tocamos. Los usuarios reacios a este nuevo tipo de teclados se acostumbrarán pronto a este de Android Jelly Bean.

Con Jelly Bean encontraremos diversas formas de dar entrada a los textos. El teclado que viene por defecto ya ha recibido mejoras en lo que se refiere a la autocorrección y prestaciones más avanzadas para la prediccón. Cuando tecleamos, no sólo vamos a ver que el sistema nos propone posibles términos, sino que además se adelantará a nuestros dedos, mostrándonos opciones para las siguientes palabras que vayamos a escribir.

De hecho, antes de utilizar por primera vez el teclado del sistema, éste nos pide permiso para utilizar nuestro historial en gmail y poder utilizar los términos que solemos usar para proponernos palabras al escribir.

La forma de funcionar del teclado recuerda bastante a la manera en la que manejamos el popular teclado Swiftkey, que por cierto podemos probar descargándolo de manera gratuita de la Google Play Store.

Widgets

En esta versión de Android veremos que la función de auto-rotación, por la que la pantalla gira automáticamente y todo se dispone en la posición en la que esté el teléfono está desactivada por defecto. Está bien, sobre todo para los que no la utilizamos permanentemente, ya que el tenerla inactiva hace que el móvil no gaste tanta batería.

Si la habilitamos, veremos que la adaptación a horizontal, por ejemplo, de una pantalla dispuesta en vertical no es del todo perfecta, quedando algunos espacios en blanco.

La interfaz de inicio de Jelly Bean cuenta con cinco pantallas. Google search se sitúa en la parte superior. Lo que vemos que es nuevo es la forma en la que podemos añadir los widgets a estas pantallas principales. Aunque Jelly Bean presume de poder redimensionar los widgets para colocarlos segun cada uno quiera en la pantalla, lo cierto es que muy pocos widgets de Android son redimensionables.

No resulta tan fácil organizar la pantalla moviendo los iconos, ya que algunos nos desaparecen cuando otros invaden su lugar. Y cuando intentamos meter un icono de una app en una carpeta, a veces, ésta se mueve y nos lo pone bastante difícil.

Vamos a ver cómo se manejan en Jelly Bean algunas de las funciones más utilizadas:

Para hacer llamadas la cosa es mucho más sencilla, ya que con tocar el símbolo del teléfono, se abre la pantalla en la que vemos el teclado desde el que marcar, la agenda de contactos o el registro de llamadas. No tiene mucho cambio respecto a versiones anteriores del sistema. Vemos ahora el alfabeto dispuesto verticalmente a la derecha, con lo que podemos ir directamente a una letra para avanzarmás rápido en la agenda, sin tener que teclearla.

La agenda es muy cómoda de manejar. Tenemos arriba una barra de funciones con la que podemos movernos entre el registro de llamadas, los contactos, el marcador o los teléfonos que hayamos marcado como favoritos, que nos permitirán acceder al instante a los números que más utilicemos, sin tener que ir a buscarlos a la agenda, teclearlos o elegirlos de entre las últimas llamadas.

Vemos que, a diferencia de otras versiones del sistema que hemos utilizados antes, nuestros contactos están organizados también mostrando si tienen cuenta en Whatsapp o en Skype, lo que nos viene fenomenal a la hora de comunicarnos.

Los contactos de nuestra y los registros de llamada están ahora mucho más a mano que antes. Podemos ver el la agenda qué contactos tienen Whatsapp, Skype...

Lo que sí es realmente nuevo es todo el área de Notificaciones, que es posiblemente uno de los grandes aciertos de la plataforma. Desde ella podemos, prácticamente, manejar todo el sistema. ¿Dónde está? Si vemos en la parte superior un símbolo de llamada perdida, de mensaje, de email..., no tenemos más que deslizarla hacia abajo. La analizamos más adelante.

Además de estas funcionalidades que tanto hacen disfrutar con esta nueva versión de la plataforma móvil de Google, disponemos en ella de unas prestaciones nuevas que vamos a repasar con detalle: una nueva aplicación de cámara de fotos, la posibilidad de teclear a través de la voz, el sistema de notificaciones mejorado, una búsqueda por voz que se acerca bastante a Siri de iOS, o Google Now, entre otras. Vemos las que más destacan en Jelly Bean y las que hacen disfrutar de verdad con esta plataforma:

Project Butter

De Project Butter se ha escrito mucho, pero a pesar de su nombre (que traducido quiere decir Proyecto Mantequilla), no tiene nada que ver con ningún alimento. Con este nombre tan peculiar, Google ha querido bautizar todas las mejoras que ha incluido ahí dentro para que todo sea más sencillo y fluya sin problemas. Sobe todo, tiene que ver con todos esos sistemas de predicción que trae Jelly Bean que, incluso, intentará adivinar en qué parte de la pantalla tocarás después de un gesto concreto.

Hemos probado nuestro Galaxy S3 mini con Jelly Bean al mismo tiempo que un Xperia con Ice Cream Sandwich. Como usuarios, no podemos decir técnicamente que hace la maquinaria interna de cada uno cuando les damos una orden, pero sí detectamos una mayor suavidad y rapidez en las transiciones en el dispositivo con Jelly Bean. La diferencia se nota de una manera sensible.

Google, desde luego, ha cumplido con uno de sus principales objetivos, que es hacer más cómodo y fluido el manejo en la nueva plataforma.

Para los más técnicos, podemos decir que los cambios que Project Butter suponen nos traen algunas mejoras. En primer lugar, VSync, que coloca el framerate de todo el sistema a 60 fps. Esto no quiere decir que todo vaya a ir más depirsa, pero desde luego sí que mejorará la percepción de la velocidad y de la respuesta, haciendo que el sistema se presente muy sólido y consistente.

En segundo lugar, destacaremos el Triple Buffering del sistema: significa que tanto la CPU como la Unidad de Procesamiento Gráfico (GPU) y el display son capaces de trabajar de modo independiente uno del otro, sin tener que esperar ninguno de ellos a otro.

Finalmente, Jelly Bean acelera el procesador cuando tocamos la pantalla, en lugar de esperar a que una aplicación se lo demande. Esto, sin duda, se notará en el consumo de batería, pero elimina esos pequeños instantes de espera. No hemos notado, por otro lado, ninguna de diferencia de consumo de batería entre Ice Cream Sandwich y Jelly Bean.

Para los ajenos a las cuestiones técnicas, aquí está lo que realmente interesa: Android 4.1 se hace sentir mucho más suave y rápido que la plataforma 4.0 que, por otro lado, es infinitamente más ágil y rápida que todas sus antecesoras, especialmente señalando en este punto la todavía tan extendida Gingerbread, que está a años luz de las versiones 4 de Android.

Si midiéramos la velocidad de respuesta y ejecución de Jelly Bean y la de Ice Cream Sandwich, los valores serían prácticamente los mismos, pero esta plataforma que estamos examinando tiene un modo de hacer su trabajo que nos hace percibir una mayor velocidad. Son sensaciones que contribuyen a una mejor experiencia del usuario.

Un momento en el que Jelly Bean transmite una mayor sensación de velocidad es cuando utilizamos la multirarea: la lista de aplicaciones recientes se abre mucho más deprisa que antes y pasar de una app a otra desde ahí es francamente rápido.

Sería genial poder decir que Jelly Bean está a la altura de iOS y su última versión, pero la ejecución de las órdenes al toque con el dedo en la pantalla todavía se siente más inmediata en la pantalla del iPhone. No obstante, como hemos venido remarcando, la difefencia entre Gingerbread y estas versiones 4 de Android es como de la noche al día.

Las tranbsiciones entre las distintas pantallas son realmente suaves y la navegación por el sistema muy agradable

Dictado de voz Offline

Algunas aplicaciones de dictado de voz necesitan que estemos conectados a internet directamente o a través de una red wifi para que pueda funcionar. Realmente, resulta algo molesto tener que depender de eso. Precisamente es lo que no nos exigirá el sistema de dictado de Jelly Bean, que deja el otro sistema totalmente obsoleto con su escritura por voz en modo offline.

Pero debemos tener en cuenta que si compañías como Google o Apple colocan el reconocimiento de voz en la nube es porque allí pueden almacenar muchos más datos para esa función, que deberá reconocer las palabras que pronunciemos y traducirlas a textos escritos.

¿Qué ocurre si lo hacemos offline, sin apoyarnos en la nube? Que no dispondremos de todos esos inmensos recursos que se pueden almacenar virtualmenete, con lo que, aunque podamos avanzar con mayor agilidad, veremos que el sistema no es tan exacto como el anterior.

Google Now

Cada vez iremos hablando más de Google Now, el asistente de la plataforma Android, un sistema que intenta siempre predecir lo que vas a necesitar e intentará conseguirlo antes incluso de que tú mismo seas consciente de que lo necesitarás. En teoría, tu smartphone debería aprender de tus hábitos para actuar, de tus intereses, y a partir de ahí poner a nuestra disposición una información concreta, previsión meteorológica...

Hemos hecho una pequeña prueba comparando Siri, de Apple, y Google Now, y podemos decir que no es que el asistente de Google no tenga nada que enviadiar al de iOS, sino que ha funcionado mejor. Google Now registra con exactitud lo que le indicamos, ya sea la frase que reproduce escrita a modo de chat, con el que se "comunica" con nosotros o ejecutando directamente las órdenes que le indicamos.

Poco se habla de esta asistencia que incluye Jelly Bean para lo bien que funciona y la mejora que supone para la plataforma en sí. No hay más que buscarle aplicaciones: por ejemplo, ya no tendremos que ir a buscar el reloj para programar una alarma e indicarle el día de la semana que queremos que suene (aunque sea mañana, debemos señalarlo).

Con Google Now no hemos tenido que decir más que "Despiértame mañana a las 9", y nos ha confirmado la programación de la alarma del teléfono.

Podemos decir que estamos ante un muy buen asistente que, por cierto, deberemos configurar en unos pequeños parámetros antes de comenzar a utilizar. Nos mostará unos ejemplos de lo que puede hacer y nos enseñará cómo nos mostrará los que llama "fichas" en pantalla.

Si, por ejemplo, queremos fijar que nos muestre siempre el tiempo que nos queda para llegar a casa, lo único que deberemos hacer es indicarle nuestra dirección y activar (veremos el símbolo de habilitación arriba) la función. Por supuesto, podremos desactivarla siempre que queramos.

También podremos llevar la ficha del tiempo a la pantalla principal, algo que siempre viene bien, u otros datos de máximo interés para muchos usuarios, como el resultado de los partidos que esté jugando su equipo de fútbol.

En unos minutos podemos establecer toda la información que queremos que se nos muestre en pantalla y que controle este asistente personal que tenemos en Jelly Bean.

Una de las funciones más prácticas que enontramos en él es el aviso que nos hará de las citas que hayamos marcado en la agenda, indicándonos incluso el tiempo que nos queda para llegar al lugar de las mismas.

Por lo extenso y práctico que resulta Google Now, dedicaremos un repaso extensivo e independiente a este asistente de Google que viene a rivalizar con Siri, de Apple. No obstante, comparando ambos asistentes, consideramos que Google Now se mueve en una dimensión bien distinta a la de Siri. Éste actúa en respuesta a nuestros requerimientos. Google Now, en cambio, es un asistente proactivo. Recoge información nuestra, hábitos, necesidades, y genera información que considera que nos va a ser útil. Y lo hace incluso antes de que nosotros mismos pensemos que la necesitamos.

Google Now es un asistente personal muy fácil de manejar, con funciones realmente útiles para nuestra actividad del día a día

Para activar Google Now y comenzar a utilizarlo, lo único que tenemos que hacer es buscar el icono azul de Google. Se abrira en la pantalla y ya estará listo para recibir nuestras órdenes.

Google Now está disponible a partir de la versión que estamos repasando, Jelly Bean (4.1) de Android.

Sistema de Notificaciones

Como hemos adelantado antes, Android Jelly Bean trae grandes novedades al sistema de notificaciones de Android, uno de los puntos más fuertes de esta plataforma móvil.

Lo primero de lo que nos percataremos en las notificaciones del sistema es que ahora tienen un tamaño mayor. Y eso no sólo hacen que se puedan leer infinitamente mejor, sino que en el caso de aplicaciones que nos vienen de manera nativa en el teléfono, como es el caso de Gmail, podemos echar un viztazo rápido a los titulares de los correos que nos entran en la bandeja, conforme llegan a ella.

Cuando una notificación ocupa dos líneas, podemos reducirla a una sola simplemente con el gesto de cerrar dos dedos, para volver a abrirla con el gesto contrario. En el caso de que se trate de eventos del Calendario, lo que podemos hacer es incluso actuar sobre la información que nos muestra, como puede ser por ejemplo retrasando la alarma que suene o enviando la cita a algún contacto.

Si lo que nos notifica el teléfono es una llamada entrante y la perdemos, podemos devolverla en un instante gracias al botón de devolver llamada que vemos en pantalla. Con Jelly Bean podemos, así mismo, compartir una imagen nada más tomarla.

Por ahora, ese gesto de cerrar o abrir notificaciones que comentábamos sólo esta disponible para las aplicaciones que nos vienen de serie en el sistema, y no para las que nosotros descarguemos, algo que previsiblemente cambiará pronto, ya que los desarrolladores cuentan ya con las herramientas de Google para hacerlo con aplicaciones de terceros.

Disponemos de la opción de tener activada o desactivada la función de notificación en cada aplicación. No es algo que podamos habilitar de maner intuitiva, pero la posibilidad de hacerlo la encontramos dentro del menú de configuraciones. Lo que deberemos ahcer es ir a la pantalla de Información de la App y desactivar la casilla correspondiente a ese sistema de notificaciones automáticas.

De todas formas, manejando el sistema encontramos una forma mucho más sencilla y directa de encontrar el lugar donde deshabilitar las notificaciones: cuando recibamos una notificación, lo que tenemos que hacer es tocar y presionar sobre ella un par de segundos. Veremos cómo entonces se abre una nueva ventana en la que veremos la información en pantalla de la aplicación, y ahí podremos desmarcar dicha opción.

Aunque Android tiene en su sistema de notificaciones uno de sus grandes puntos fuertes respecto a su gran rival, iOS tiene para esta función que acabamos de detallar un mucho más sencillo manejo.

El sistema de Notificaciones es de lo mejor de JellY Bean: centralizado y muy práctico en su manejo

Con Jelly Bean, vemos la hora bien destacada en la parte superior izquierda del display, junto a la fecha. Al otro lado, un icono de ajustes nos llevará a todo el capítulo de configuraciones rápidas del sistema, algo que viene a mejorar muchísimo lo que se tenía en versiones anteriores para modificar parámetros o condiciones.

Volviendo a la pantalla, vemos que disponemos de una barra de funciones que no puede ser más práctica: vemos a simple golpe de vista si estamos conectados a wifi, bluetooth, si los datos móviles están habilitados, suál es el estado del gps... De todo lo que encontramos en el sistema, ésta es una de las novedades que más se agradecen.

No obstante, conforme manejamos estas funciones y acudimos a la barra donde las encontramos, tenemos la convicción de que estarían mucho mejor si pudiéramos adaptarlas a lo que nosotros utilizamos, quitando elementos que no nos hacen falta.

Poemos manejar nuestras conexiones (wifi, bluetooth, datos móviles...) desde una acertada barra de funciones que siempre tendremos a mano

Actualizaciones en Google Play

Aunque Google Play ha tenido películas desde hace ya un tiempo, no ha sido hasta la llegada de Jelly Bean cuando ha incluído la capacidad de poder descargarlas completamente. En este aspecto, en lo que se refiere a los contenidos y a su tienda, Google todavía tiene mucho terreno que recorrer antes de alcanzar a Apple, con más experiencia y servicios mucho más maduros.

Pero Google sigue avanzando en este área, para alegría de uss millones de usuarios. Podemos ya con Jelly Bean también alquilar películas, que podremos ver en HD por un euro más (2,99€) que en la versión estándar (1,99€). A diferencia de ésta, que está disponible para que la veamos desde un acceso web o desde un móvil, a la versión de alta definición sólo se puede visionar desde un dispositivo móvil compatible.

En la Google Play encontramos mejoras para ver películas desde nuestro smartphone. Podemos descargarlas en HD para visualizarlas en el dispositivo móvil

Android Beam, actualizado

Como muchos usuarios de Android, nosotros somos grandes seguidores de Android Beam que, por cieerto, está ahora mucho mejor que antes, ya que Google ha decidido seguir la estela de Samsung y su S Beam. El sistema no es otra cosa que la funcionalidad que permite transferir grandes archivos, de cualquier tipo, ya sean imágenes o vídeos, de un smartphone con sistema NFC a otro que cuente también con etsa tecnología.

El NFC (Near Field Communications), aunque se ha identificado con los sistemas de pago, es un modo de transmisión de datos entre dos dispositivos, que deben situarse uno junto al otro.

Podemos resumir las mejoras que hemos encontrado en Jelly Bean respecto a la version previa de la plataforma (Ice Cream Sandwich), en las siguientes:

  • Project Butter - Movimientos mucho más suaves de la interfaz de usuario
  • Google Now - Un asistente tipo Siri que funciona correctamente, pero que todavía tiene campo para mejorar
  • Blocking mode - Sistema de bloqueo del teléfono
  • La plataforma permite dictar textos en modo sin conexión
  • El sistema y centro de notificaciones, uno de los grandes puntos fuertes de Android, ha sido mejorado mucho, y sus funcionalidades son muy prácticas
  • Ahora disponemos de dos modos diferentes de pantalla de inicio
  • El navegador web que incluye es más suave y rápido que la anterior versión
  • Dispone de nuevas prestaciones a la hora de atender una llamada: entre otras, podemos activar o desactivar la cancelación de ruido exterior
  • Incorpora funcionalidades de pausado de grabación de vídeo o de reanudación de la misma
  • Control del brillo de pantalla muy mejorado
  • Ahora es más sencillo colocar los widgets en la interfaz principal y manejarlos
  • El menú de ajustes y configuraciones ha sido reestructurado con mucho acierto, simplificando acciones y haciendo que cualquier función sea ahora más accesible que antes
Las mejoras que llegan a Android con esta versión Jelly Bean las podemos comprobar tambnién en los ajustes del teléfono

Otras funciones destacadas

Aparte de todas estas prestaciones que hemos venido analizando, Jelly Bean dispone de algunas otras de importancia menor. Entre ellas, podemos nombrar el soporte renovado para adaptar los colores del calendario cuando los sincronizamos con Google Calendar. Pero se trata de algunas novedades que también han llegado a versiones previas de Android.

Es el caso del widget de Sound Search que funciona de manera parecida a Shazaam o Soundhound o las actualizaciones inteligentes de aplicaciones, que hacen que no necesitemos bajar de nuevo toda la app cuando tengamos que actualizarla.


Google Maps

También la cartografía de Google ha recibido una gran actualización, pero que también ha afectado a Gingerbread y Ice Cream Sandwich: podemos utilizar los mapas sin conexión. Pero, de todas formas, eso es la teoría, ya que lo hemos intentado y Google Maps nos advierte de que en el país donde nos encontramos no está disponible esta posibilidad.

Google voice y Google Calendar están muy bien integrados en el sistema

En definitiva, Jelly Bean ha traído al mundo Android un montón de novedades y mejoras que van mucho más allá de solventar errores o añadir unos gestos para manejar la pantalla. Las sensaciones que, con todas estas mejoras, transmite Android 4.1 son buenísimas, el sistema nos hace sentirnos realmente cómodos navegando por él.

Las novedades son muchas, y la mayoría de ellas se interrelacionan con las demás, por eso es difícil hacer un análisis totalmnete estructurado de lo que es Jelly Bean. El sistema, en su conjunto, transmite unas sensaciones excelentes muy fáciles de detectar. Las búsquedas por voz, la asistencia de Google Now o el fantástico centro de notificaciones son algunos de los elementos que contribuyen a que el usuario disfute con la plataforma.

Share!

Telegram añade interesantes novedades en nueva actualización

Android fue el sistema operativo más vulnerable del 2016

Telegram también deja de dar soporte a versiones antiguas de Android

Los Galaxy S7 y S7 Edge recibirán Nougat 7.1.1 en enero