No había sido un tema relevante hasta que ocurrió el desastre del Galaxy Note 7 y ahora el mercado estará pendiente de las baterías del Galaxy S8