Los esfuerzos de Apple por dejar de depender de los chips de módem de otras fabricantes, están siendo arduos y pronto darían frutos