Las muescas frontales en los smartphones no son del agrado de todos y por algunas fabricantes optan por otro tipo de tecnología: una cámara emergente o retráctil