Estamos pasando de las pantallas con el blanco como predominante, a las pantallas negras o con modo oscuro: es la tendencia y Google Drive la adopta también